Tipo: Intervención Urbanística - Epoca: 96-00

PLAZA AZPILICUETA EN FUENMAYOR

Plaza Azpilicueta Fuenmayor

La plaza de Felix Azpilicueta ha venido desempeñando tradicionalmente las funciones de plaza principal de Fuenmayor viéndose ampliada, hace aproximadamente una década, con la inclusión de la operación de sustitución del frontón que facilitó la permeabilidad urbana en sentido Este-Oeste; por otra parte la reutilización del edificio de las antiguas escuelas como Casa Consistorial abrió unas posibilidades de mejor organización espacial que derivó en una mayor cualificación de todo el espacio urbano.

Plaza Azpilicueta Fuenmayor

La oportuna actuación de una primera fase urbanizadora en la fachada norte del Ayuntamiento no hizo más que descubrir las cualidades intrínsecas que la seriación de los espacios del entorno, de los dos principales del municipio, podría alcanzar. En estos momentos nos encontramos ante lo que podemos definir como fase continuadora de la ya realizada, que con la nueva actuación va a derivar en un incremento del valor urbanístico resultante.

La premisa básica que contempla la actuación, es la de potenciar la diversidad estructural de los distintos y diversos espacios urbanos en los que se subdivide el conjunto urbano estudiado, todo ello con un eje vertebrador que como reminiscencia del camino de salida Este-Oeste consigue ligar los distintos espacios resultantes:

1.- Espacio plaza del acceso al edificio Consistorial

2.- Espacio de acceso a la Iglesia, lado Sur

3.- Espacio tradicional de Paseo estancial

4.- Espacio plaza que en estos momentos se trata de peatonalizar

5.- Espacio posterior al Ayuntamiento.

Plaza Azpilicueta Fuenmayor

Básicamente la actuación se centra en los espacios señalados como 2,3 y 4 con distintos niveles de intervención. El espacio 2 De acceso a la Iglesia tuvo una actuación por variación de niveles que es necesario reconsiderar. Parecía necesario definir un zócalo vegetal del edificio de la Iglesia que ofreciese continuidad con el espacio 3 para lo que se propuso la plantación de arbolado circundante; y sobre todo monumentalizar su acceso por el lado Sur, para lo que se propuso la instalación de alumbrado ornamental destacando la pareja de farolas múltiples que encuadran el acceso.

Plaza Azpilicueta Fuenmayor

El espacio 3 Es el espacio en el que menos reformas se han introducido y el que más acertadamente se encuentra estructurado, bien protegido por los vientos su sobriedad y carácter se deben al contacto directo con los contrafuertes de fabrica del ábside del edificio de la Iglesia. La actuación se basó en una regeneración del pavimento que ennobleciese el resultado final, donde hemos de destacar la puesta en mayor valor del ábside como natural fondo de escenario en la ubicación de las tradicionales atracciones festivas que es refrendado con la iluminación y el propio despiece del pavimento; y la ubicación de un pequeño quiosco para el servicio estancial de verano, que concebido como una pieza singular actual dialoga con la sobriedad de los materiales de su entorno. Refrendando la idea de dar continuidad a la concepción de los dos espacios, 2 y 3, se plantea la sustitución de la obsoleta y a veces descuidada jardinera perimetral por una pieza longitudinal que tiene la doble virtud de servir de banco y de cerramiento al conjunto.

Plaza Azpilicueta Fuenmayor

El espacio 4 Es el espacio más abierto y que mayor disponibilidad de superficie tiene a partir de la actuación, sus características lo hacen apto para la celebración de eventos como mercadillos semanales, manifestaciones populares, bailes, verbenas etc. Se planteron la acotación de sendos espacios lineales paralelos a los edificios existentes donde se sitúan la alineación de árboles, arboles aromáticos de singular cromatismo, y los elementos de instalación y mobiliario urbano.

Plaza Azpilicueta Fuenmayor

Ocupando el mismo lugar geométrico de la actual rotonda de trafico se plantea el desarrollo de un espacio escultórico que necesariamente llevará implícito la exaltación de la tradición vínicola de Fuenmayor.

En general, los materiales utilizados tratan de seguir con la textura y el color de la actuación realizada,además si bien se ha planteado el aprovechamiento en lo posible del mobiliario urbano existente en cada zona, la propuesta no deja de plantearse la búsqueda de, a veces afinidad, a veces singularidad, de los elementos intervinientes, con lo que a buen seguro se ha conseguido un eficaz reconocimiento y un necesario dialogo de los elementos propios de la urbanización.